Acomodación en niños con Síndrome de Down

Acomodación en niños con Síndrome de Down

Tienen un control neurológico deficiente que causa un LAG elevado

Los niños con síndrome de Down no tienen una buena acomodación. La mayoría no son capaces de enfocar de forma precisa en tareas de cerca y se obtiene un LAG acomodativo muy elevado en la retinoscopia de cerca.

Esta infraacomodación se observa incluso cuando el error refractivo del niño está correctamente corregido. El sistema acomodativo de estos niños  puede tener una capacidad física normal para responder a cualquier distancia de cerca, pero les falla el control neurológico del sistema acomodativo.

Esto se observó en un estudio realizado en niños con Síndrome de Down de entre 4 meses y 7 años, en los que se analizaron las respuestas acomodativas a estímulos colocados a distintas distancias en cerca mediante retinoscopía dinámica. Los resultados mostraron que los niños estimulaban una cantidad mayor o menor de acomodación dependiendo de la distancia a la que se colocaba el estímulo. Es decir, su sistema acomodativo era capaz de responder de forma diferente según la demanda acomodativa. Sin embargo, cometían un error elevado en la cantidad de acomodación que ponían en juego (LAG) y este error era similar, independientemente de la distancia de cerca a la que se colocaba el estímulo (3,6 DP de media).

Este error elevado en la acomodación causa que la imagen retiniana en cerca está desenfocada en la mayoría de los niños con síndrome de Down. El sistema parece estar bien regulado, porque cambia su respuesta dependiendo de la demanda acomodativa, pero siempre comete un error, y este error es elevado.

Esta infraacomodación puede relacionarse con el deficiente desarrollo visual que suelen tener estos niños, ya que su proceso de emetropización no es bueno. La agudeza visual no alcanza niveles normales y la sensibilidad al contraste puede estar reducida. Además, los errores refractivos suelen aumentar en la infancia, incluso la hipermetropía, llegando a alcanzar valores elevados.

Estos hallazgos tienen una importante implicación tanto clínica como a nivel educativo. Los autores recomiendan que la visión de cerca debería ser un aspecto importante en la evaluación visual de estos niños. Los padres y maestros deben saber que incluso con la corrección de su hipermetropía, los niños pueden estar viendo borroso, y los miopes van a ver de cerca peor con su corrección de lejos.

En el artículo no lo indican, pero es importante en estos niños tomar la AV de cerca y valorar siempre una adición elevada para mejorarla.

Cregg M et al. Accommodation and refractive error in children with Down Syndrome: cross-sectional and longitudinal studies. Investigative Opthalmology & Visual Science. 2001. 42 (55-63)